Asi fue el estreno de La granja Tolima

5, 4, 3, 2, 1… Se abre el telón e inicia el primer capítulo de La Granja Tolima. Haciendo un forzoso intento por parecer sensual aparece Natalia París entre los árboles con su inigualable estilo para presentar.

La historia empieza en Bogotá con la presentación a lo largo del camino de los 18 concursantes. En pocas palabras, lo que ya todos sabemos… el protagónico de Juan Pablo Posada en una telenovela de Caracol, los 23 títulos mundiales de “la chechi” Baena y las mismas palabras de siempre: yo voy a ganar. “la titi” Coymat habla de la ventaja que tiene por haber participado en el desafío (ojalá sepa aprovecharla), Mariana Dávalos quiere dejar a un lado la imagen de mujer de ciudad que tiene, Benjamín Herrera habla de “la revancha de ramoncito” y de utilizar el reality como un medio para volver a la televisión (¿Cómo obispadito no?) Johana Uribe dice que los hombres colombianos no son…. Perdón dice que las modelos son guerreras y que ella lo va a demostrar; por último, el profe Salomón busca un cambio en su vida y la mejor manera es hacerlo con La Granja.

Más adelante aparece una primerísima actriz de la televisión colombiana: Ana Victoria “Daniela Franco” Beltrán. Ella habla de los problemas que le trajo su personaje en la mítica serie padres e Hijos; golpes e insultos en la calle son la muestra de ello. Además dice que muchos la odian, pero son más los que la quieren.

Ahora sí, Mauricio Vélez hace su aparición en un caballo, un debut afortunado teniendo en cuenta el fiasco de Natalia. Él les cuenta a los “granjeros” que la carreta que traía sus víveres se volcó y que ellos deberán encontrarla. Les entrega un mapa con la ubicación de su hogar pasajero y los deja solos, abandonados a su suerte.

De este modo, la primera tarea de los participantes es encontrar la carreta, recoger los víveres y las herramientas y lidiar con un toro, un cerdo y unos terneros…. Los animales de verdad. El camino es largo y culebrero y ellos lo saben, no hay tiempo que perder, les esperan 20 Km por delante y ya se escuchan las quejas por exceso de equipaje en algunos que pensaron que iban de paseo, excepto Johana Uribe.

Luego de recorrer cinco kilómetros, encuentran la carreta y al parecer la prioridad son los huevos de gallina, que serán su desayuno al día siguiente. Siguen las quejas, esta vez por parte de la chechi a quien el viaje desde Bogotá le afectó bastante. Más adelante encuentran las mulas…. Las de verdad, que de ahora en adelante llevarán las carretas, el problema es atarlas.

Luego, la arriera profesional Mariana Dávalos se ofrece a conducir una de las carretas (obviamente para no seguir caminando). Fácil decirlo, difícil hacerlo; en especial por la poca disposición de las mulas y la mala condición del camino. Boyacomán habla de sus botas pantaneras las cuales según el pasaron por su familia de generación en generación.

Por fin encuentran a los animales: el cerdo, el toro y los terneros son “capturados”, en este ejercicio brillan por su destreza (no es sarcasmo) Juan P. Posada, Boyacomán y La titi Coymat. Y en la granja, Salomón encuentra el mensaje de bienvenida junto con las llaves de su nuevo hogar. Al principio: euphoria colectiva (sobre todo por parte de Salomón, quien raya en la exageración). Después: decepción total porque la granja no es el hotel cinco estrellas que muchos esperaban. No hay duchas, el agua no abunda y les toca dormir en esteras. Puedo observar que Salomón ha tomado el papel de líder aunque prefiere llamarse “el motivador”. A Pietro Sighniolfi le molesta el pito de Salomón (un pito de arbitraje).

Llegó la hora de la cena, por supuesto que Ana V. Beltrán muestra sus dotes culinarias. Mientras tanto el can…tante Julio Nava corta la leña y Boyacomán nos cuenta lo bien que le han caído sus compañeros… en especial las modelos. Hora de dormir… bueno eso pensaban ellos antes de que Natalia París les tocara la campana (una campana que hay en la entrada de la granja) y les diera la mala noticia de que deben enfrentar su primera prueba.

La prueba consiste en abrir por la mitad 30 leños con la ayuda de un hacha. Solo habrá dos ganadores y ellos tomarán decisiones que “cambiarán el rumbo de la granja” al menos por una semana. Inicia la prueba y Riko muestra sus habilidades con el hacha, mientras que Juan P. Posada le sigue los talones y Julio Nava no se queda atrás. La titi decepciona, la chechi igual, Ana V. Beltrán (sin comentarios) y el profesor Salomón resulta humillado por los leños, de las modelos ni que decir y al final Riko es el primer ganador. Sigue la pelea (al parecer solo entre dos participantes) pero el segundo ganador es Juan P. Posada.

La prueba termina y los ganadores eligen a quien quieren en su equipo, estos serán llamados de ahora en adelante: Labriegos (con Juan P. Posada) y Jornaleros (con Riko).

Riko será el “capataz” de la semana y podrá tomar las decisiones que considere pertinente. Él asignará las funciones a cada uno de sus compañeros de ambos equipos.

Ahora sí, a dormir porque mañana les espera un largo día, con el cantar de los gallos y La Granja Tolima.