Eider, último finalista. Natalia, a casa

Después de las ya vistas (y comentadas) escenas del capítulo anterior, es increíble que hoy, en el capítulo 85, a diferencia del año pasado, no tengamos una final, sino apenas el duelo a muerte que define al tercer y último finalista de Desafío. Jonathan recibe a Leonardo. Tras la pausa comercial, Eider y Natalia, con las heridas de batalla, charlan antes de la prueba que mandará a casa a uno de ellos. Mientras tanto, ya entre Jonathan y Leonardo se empieza a comentar sobre arreglos de “dividirse el premio” (se habían demorado, ¿no?).

Con la cortinilla de Toya Montoya, el duelo a muerte, presentado por Mallarino y sus habituales discursos prosaicos y conversatorios sobre las aspiraciones de los dos aspirantes, la prueba consiste en memorizar unas coordenadas, atravesar una pista de obstáculos ( con arrastre bajo y alambre de puas y buscar unas cinco banderas que están enterradas (uyuyuy, me late que terminarán desenterrando toda la cancha. Eider toma la delantera en los obstáculos y también con la labor de desenterrar banderas, en la que no se enreda tanto como la paisa, que parece haber perdido el norte…el sur, el este…mientras Eider mas se preocupa por su cabello, cuando lleva ya dos banderas de ventaja…con el patrocinio de Nosotras Tanga Alitas Flexibles™.

Es de admirar la buena memoria de Eider, que le permite ganar la prueba mientras Natalia a duras penas encontraba, tras mucho cavar, su segunda bandera…a la cual saludar, supongo, pues hasta el mismo Eider hacia tiempo para plantar su quinta y última, para enviar a Natalia de regreso a casa y con la cuarta posición ( la misma de Mariluz el año pasado, aunque la comparación ofende) entre el bolsillo. Se va una gran jugadora, que fue de menos a mas en los 85 episodios en que nos acompaño. Paisa de origen, pero costeña por adopción, representó dignamente a su género.