Aparatico discutidor vs. Sacrificios [Desafío]

Tras la prueba del programa anterior, la noche playabajense se llena de arrepentimientos, y es que cómo cambian las cosas cuando NO tienes un brazalete, ¿cierto?. Ellos negocian sus estrategias, que la tenemos clara desde el capitulo anterior, mientras a Daniel lo confrontan a que destape sus cartas para aspirar a ser emisario (igual no lo va a ser), y esto es llover sobre mojado, incluso para alguien tan doble y mediocre como William, mientras Eider le confronta lo ambigüo de su regionalismo: Quiere proteger a Natalia por ser paisa, pero nominó a Leonardo. Al final, será Nativo el emisario. Por otra parte, los naranjas siguen en sus palabras de asumir el dolor de ser sentenciados, mejor dicho, la escena es tan cursi, que parece sacada de Jose Miel…

Toya Montoya, mas llevada que concursante con 10 semanas consecutivas en Playa Baja nos habla de las variables que les quedan a sus actuales habitantes , previas al Desafío a muerte, que presentará Mallarino. Y no, Silvio, no me va a “orgullecer” – sic- verte en Playa Fusión. Y tras mucha innecesaria palbrería de Silvio y Nativo, los nominados de hoy son Emerson y Natalia ( se respetó la sugerencia naranja), dándole el pase indirecto a Jonathan a ser el séptimo de los ocho jugadores de Playa Fusión.

Llega Nativo a Playa Alta, que pronto cerrará funciones, y les comenta que Silvio se ganó este decisivo brazalete y como por variar, el “aparatico discutidor” de Daniel no le gusta ni cinco que Natalia esté en riesgo. Los dos naranjas que ya están entre los integrantes de Playa Fusión ven con complacencia que se haya respetado al menos una decisión y Silvio dice tener fe de que el Brazalete dorado se irá a la Costa.

Y la prueba es la de resistir en el marco inclinado (¿la recuerdan?. Fue la misma que despachó a casita a Mariluz, para alabanza y gloria nuestra, el año pasado). Una prueba de resistencia bajo el inclemente sol, que creo que no va a favorecer al robusto costeño frente a la menudita Natalia. Ellos hablan entre si, mostrando a un Emerson que quiere ceder cuando la paisa se lo pida. Tras dos giros de inclinación y una tanda de comerciales, Emerson se sacrifica y le da el pase a Playa Fusión a una llorosa Natalia, a quien le piden que se ponga la camiseta. Paternales palabras de despedida de Emerson y una gran responsabilidad la que tiene Natalia para llevar a Playa Fusión.