Éramos muchos y parió la abuela… [Desafío]

Los naranjas están bajoneados tras la cuarta derrota territorial, pero saben que tiene que hacer hasta lo imposible para nivelar las cargas, y ya cada quien quiere llegar a optar por un cupo en Playa Fusión, y es Natalia la que trata de subirles los ánimos, mientras los azules comen y se asean en pos de acabar lo que resta del equipo naranja.

Seguimos con perogrulladas varias, Mallarino anuncia que estos brazaletes son el tiquete directo a Playa Fusión, y en una prueba de traer cajones por un lado y sacos por el otro, de dos en dos deberán sacar 4 banderas. Los costeños empiezan a sacar una leve ventaja en ambas parejas, mientras Daniel…¿grita o estornuda?. Y los costeños traen la primera bandera, seguido por escaso margen por los azules, quienes tratan de remontar la desventaja con Eider y Daniel subidos de revoluciones y , obviamente, mejor alimentados (¿harán pruebas de dopaje aquí?.), y logran hacer subir a los azules en el marcador.

Advertencias de Víctor Mallarino en medio de la prueba, pero la debilidad de Silvio y Emerson retrasa cualquier avance naranja y les resigna a seguir cediendo terreno. Y eso lo podía adivinar aun sin que se acabara la eterna tanda de comerciales. Así las cosas, la desgracia cubre de nuevo a los naranjas, quienes se las verán en la lucha individual, que definirá el sexto cupo directo a la Fusión.

Del ahogado el sombrero, Silvio: única región que duró hasta la final…nos faltaron unos segundos…y se habla de seguir “moviendo fichas cuando un mal golpe de Silvio nos deja…con Nosotras®. Al retorno, el habitual triunfalismo azul a su retorno a Playa Alta y de ella a Playa Fusión se celebra con “leche y banano” ( háganle sus lecturas) y desde ya se piensa en el nuevo uniforme.