Hierbas malas… no se caen [Desafío]

Tras las palabras de Víctor Mallarino como introducción del capítulo, los naranjas comentan sobre el Daniel-gate, que cada vez es mas evidente que es la piedra en el zapato de los azules, y es hora de trazar estrategia para la nominación. Y sigue el duelo entre Daniel y Oscar, cuya convivencia es cada vez mas pesada, y hasta “hiere” a Daniel ( jajajaja, para lo que me importa que te hiera…). Aqui el objetivo es ver cómo desbancar al insufrible ex capitán paisa.

Y la prueba que hoy nos ocupa es la misma que ganó la infame Mariluz el año pasado, es decir, que privilegiará la resistencia en la incómoda pared de madera y los tacos que deberán escalar a pie descalzo. Tras un periodo en el primer escalón, sin novedad en el frente, el siguiente peldaño, y algunos pies empiezan a temblar, pero sin efectos eliminatorios. Turno del tercer nivel, solo sobresalen las muecas de Daniel. Cuarto peldaño y el primero en caer es Oscar.

El quinto peldaño, el mas puntiagudo, aumenta el dolor entre todos, y es Gina la siguiente en ceder, Mientras Daniel ¿reza, tal vez? Y cae William, mientras Daniel se retuerza y dice “abre” o “el dolor es mental, hay que controlarlo y conocerlo”, Nativo murmura quien sabe qué o en qué idioma, y es el turno de apoyarse en una mano, lo que hace tambalear a Eider hasta hacerlo ceder y según se ve en cámaras, descalificaría a Leonardo, y justo cuando empiezan los alaridos de Daniel, que nos demuestra que esta es la prueba perfecta para las personalidades mas retorcidas y perversas del certamen. Este es el peor escenario posible para los sobrevivientes: tener que soportarse a un Daniel con el ego hasta la estratósfera, y, señoras y señores esto ya tiene nombre propio: Oscar MUY probablemente será nominado.

Entre los naranjas está claro que no se va a respetar la decisión de los azules, a tomar decisiones con estrategia. Y el viento y la lluvia les deja el murmullo de lo insoportable que es Daniel, pero la realidad es que, aunque nadie se lo soporta, avanzará a Playa Fusión y ahora se las da del “democrático” a la hora de decidir a quien nominar (cuando ya se sabe que nominará a Oscar)…uy, ¿en donde habremos visto tanta muestra de CINISMO e HIPOCRESÍA antes?. Estamos frente a una pelea sin fin entre un Daniel que pide argumentos, un Oscar que le pide que se calle y deje la payasada, un Leonardo que le señala las verdades a Daniel, cuyo inmamable sainete proseguirá…al menos un ciclo mas…y oh sorpresa, William se nos vuelve ¿el abogado del diablo? ¿o es su habitual forma de ir cual veleta para que no lo nominen