Un Santos se quejó por 'posición dominante' de RCN y Caracol

En el contexto de la controversia generada tras la suspensión del proceso de adjudicación de la tercera frecuencia nacional abierta de televisión, en entrevista con Yamid Amat para El Tiempo, Luis Fernando Santos defendió la subasta con un solo proponente, criticó a Caracol y RCN y defendió la manera como el diario El Tiempo, como aspirante, ha dado cubrimiento al proceso. Según el saliente Santos

EL TIEMPO trató de mantener una línea muy objetiva con el proceso del canal tres. Proceso en el que, precisamente, lo único que no ha habido es objetividad. Caracol y RCN quieren mantener su monopolio y han hecho lo debido y lo indebido por bloquear el tercer canal. Han utilizado sus medios descaradamente para detener el proceso de la adjudicación.

[…]todos querían parar la licitación y EL TIEMPO lo que ha hecho es presentar la versión de Planeta porque los demás medios la bloquearon. El tema más importante alrededor del canal tres es que ha sido el reflejo de un problema muy serio del país: la posición dominante de los dos grupos económicos, dueños de los dos canales privados de televisión que tienen el 90-95 por ciento de la teveaudiencia, por lo cual ponen la agenda noticiosa del país y que quieren mantener a toda costa

[…] se ha convertido en el tema favorito de sus noticieros, a veces dedicándole más tiempo que a la noticia del día, y donde aparecen solo los argumentos en contra del proceso de adjudicación

Santos tiene razón en criticar el manejo dado a la información del proceso licitatorio en los canales privados existentes. En las emisiones de sus noticieros han presentado una visión descaradamente parcializada del tema dándole protagonismo inusual a ‘ciudadanos preocupados’ como Nestor Humberto Martínez sin revelar que como licenciatarios actuales son parte interesada en dilatar el proceso.

Sin embargo, incluso con el establecimiento de un precio mínimo, dificilmente se protegen los intereses del Estado habiendo un solo proponente en la subasta. Así, la posición del Consejo de Estado es sensata mientras la de la Comisión Nacional de Televisión no se entiende cuando insisten en seguir adelante con la audiencia de adjudicación.

Por último, no deja de ser paradójico, hasta cómico, que un Santos se queje de que otros medios tengan una alta penetración en el mercado y pongan “la agenda noticiosa del país”. Como diría Jaime Garzón: en El Tiempo ¡también hay espacio para el humor!