Ley Fanny Mickey: ¿venta de humo?

Bajo el Número 1403, el 19 de Julio de Colombia,  ha logrado sanción presidencial la controvertida “Ley Fanny Mickey”. Lástimosamente, lo controvertido aqui no es un cumplido. Da pena un texto tan lacónico y que, en mi particular juicio jurídico, se prestará para muchas “triquiñuelas legales. Vamos a ver:

La ley en comento solo tiene dos artículos y rige a partir de su promulgación. Es decir, desde ahora, cuando se retransmita una producción audiovisual – léase telenovela y afines-, hasta los extras sin parlamento- le ley es así de omnicomprensiva –

Percibirán “(…) una remuneración equitativa por la comunicación pública, incluida la puesta a disposición y el alquiler comercial al público, de las obras y grabaciones audiovisuales donde se encuentren fijadas sus interpretaciones o ejecuciones. En ejercicio de este derecho no podrán prohibir, alterar o suspender la producción o la normal explotación comercial de la obra audiovisual por parte de su productor, utilizador o causahabiente. Por ejemplo, los DVD que se hagan en lo sucesivo sobre “Sin tetas no hay paraiso” o “El Capo”, le generarán unos dividendos a sus actores. Sin embargo, deberá esperarse a su reglamentación para saber qué es la “remuneración equitativa”. Esa frase quedó muy etérea, y de aqui a que la reglamente, digamos, el cada vez mas irrelevante Ministerio de Cultura o el MinTics con sus líos del Tercer canal…

Pero aun hay mas. La norma determina que “(…)Este derecho de remuneración se hará efectivo a través de las sociedades de gestión colectiva, constituidas y desarrolladas por los artistas intérpretes de obras y grabaciones audiovisuales, conforme a las normas vigentes sobre derechos de autor y derechos conexos(…)” Pues, señores actores, si no se organizan como debe ser, esta ley será otro saludo a la bandera como lo ha sido el de los cantantes con Sayco-Acimpro, y que ha condenado casi que a la indigencia a muchos compositores. Es decir, seguir pasando trabajo, mientras se organiza una asociación que pueda ejecutar la norma y hacerlo con juicio.

¿Cómo podrán determinar los beneficiarios de la norma… mirando todo el programa a ver cuando sale cada actor? ¿Se paga por capítulo emitido? De hecho, la misma Maria Eugenia Penagos, quien mas impulsó (afortunadamente, sin anunciar empelotarse) la propuesta afirmó en una entrevista que “(…)Nosotros tenemos la Sociedad de Gestión lista, tiene personería jurídica, pero no tiene permiso de funcionamiento porque no puede hacer el recaudo hasta que no esté la Ley. Una vez se apruebe habría que montar toda una infraestructura con abogados, técnicos y personal, para poder sacar esto adelante.(…)”. Pero ¿qué nos garantiza que no habrán roscas?

Sin duda, esta norma, aun con sus vacíos, sutilmente invita a que se hagan mas refritos, en lugar de transmitir los programas  originales ( como ocurre actualmente en canales como RCN Telenovelas, por ejemplo), pues el refrito es hacer la misma novela- o su esencia-  pero sin favorecer a los actores originales. Por una parte, habría mas produccion nacional,, fijo relegada a maquilas que sobreexploten al actor mientras graban. Hecha la ley, hecha la trampa.

Enlace a la norma.