Otro knock-out para los costeños [Desafío]

Tras las escenas del capitulo anterior (si, incluido el beso con lengua), Gina retorna con sus coequiperos, lo cual les parece el mejor escenario, sobre todo por Daniel, quien siempre intrigó en su contra, y entre los naranjas empieza a hablarse, por parte de Emerson, de los affaires paisa-costeños, que les ponen en peligro a él y a Martha, y por eso les corresponde seguir esforzándose para sostener la permanencia de la costeña, aun en medio de conversaciones donde se habla sobre los celos, sobre si Carolina se va a “comer” al isleño…mientras Daniel les pregunta a los suyos donde  quieren dormir hoy.

Y con el preámbulo de Víctor Mallarino, volvemos a la sempiterna prueba de las peras de boxeo que hemos visto, si mal no estoy, desde  el Desafío del 2007, y que en su momento nos dejó una jugadora con cuello ortopédico. Toya Montoya presenta hoy la prueba territorial. Los naranjas inician la prueba con mucha ingenuidad, si no se caen ellos, dejan caer la ficha, y es igual, parece no haber planeación ni estrategia alguna, hasta que empieza el roce entre Oscar y Daniel, que les da un segundo aire a los naranjas, aunque en equilibrio están fatal y el rompecabezas parece eterno, y eso de empezar a armarlo desde arriba me parece suicida. Y en el turno azul para pasar, enorme error de dejar a Silvio devolviendo las peras, pues todas las manda a donde no corresponde, y nos toca interrumpir para pausar por el golpe que recibe Daniel ( sigo insistiendo, si ya esta prueba deja gente en pésimas condiciones, para qué insistir en ella?). A mi me parecía inicialmente una payasada de las habituales del paisa.

Para reiniciar la prueba, Natalia se retira temporalmente, permitiéndole ser revisada y seguir 5 contra 5, pero Silvio es un colador completo, lo que le permite a los azules sumar mas fichas, mas contando con la agilidad de Eider y Leonardo, y la discusión entre el ex alcalde y el técnico capilar, que, a largo plazo, permite que los azules armen sus fichas repletas de arena, aun en medio de algunas protestas de los naranjas. En la revisión de los tiempos,  21´57” para los costeños y sobrevivientes: 21´08”. Lo dicho, poner un tronco como Silvio a devolver peras fue la clave del fracaso. Así las cosas, cambio de playas y un saldo de dos heridos, uno por cada equipo.