Problemas al cubo [Desafío]

Con las dolorosas imágenes del capitulo anterior, un nuevo ciclo debe comenzar. Los naranjas reciben a Jonathan, en medio de un silencio casi sepulcral. Y es que  nada compensa el vacío de la salida de Bonny. Y con la cortinilla prescindible de Víctor Mallarino, nos viene otra de las eternas tandas de comerciales…tras la cual llegamos a la “Peluquería Playa Alta”, con resultados mas que dignos de esconder…mientras los naranjas buscan subir su ánimo para la prueba territorial, que esta vez conducirá una Toya Montoya que parece recién sacada de la quimioterapia, y aquí es donde se agradecería un ejercicio de edición que nos suprima el conversatorio previo a la prueba, cada vez mas fastidioso como tendencioso.

Una prueba con un cubo gigante y una bolas de baloncesto que encestar marca el inicio, y una caída de Akemi le permite a los contrarios tomar ligera ventaja , y es aquí donde empieza Daniel con su habitual gritería enzorradota, aunque a medida que avanzaban,  los equipos solían tener dificultades con los saltos de cubo en cubo, sobre todo entre los azules, y en una jugada muy estratega, los naranjas llegan a bloquear parte del avance de los sobrevivientes, y es que ayuda mucho cuando una de las jugadoras que saltan entre los cubos ayuda al impulso, como hace Carolina, quien emboca el balón y condena a esos sobrevivientes a chuparse su Playa baja, en medio de los habituales sarcasmos de Daniel, que empiezan a causar el necesario malestar entre los azules, mientras Martha dedica el triunfo a la eliminada Bonny.

Una opípara comida recibe a los naranjas en Playa Alta, y se celebra por el bloqueo, cosa que funciona cuando se tiene ventaja de distancia. Y la inquisición les llega a los azules, que se hunden en el lodazal “playabajense”, donde  una leve discrepancia entre “Manitas creativas” Eider y un Daniel “Deje así” evidencian la FARSA de equipo que son los sobrevivientes, y se pone sobre el tapete que el acelere de Daniel hace que le valga cinco la integridad física de Akemi. Daniel, tu como director técnico vales lo que pone la gallina. Retornamos con los naranjas, donde Natalia pide disculpas a la costeña por nominar a Jonathan, en contravía de la decisión que no se “respetó”, y le llega la hora de limpieza general a los naranjas, tras dos ciclos seguidos en Playa Baja, y aquí, sale a la luz la atracción entre Jonathan y Carolina, que despierta las lágrimas de Martha…y con un sexy isleño durmiendo cerramos el capítulo.