Hay una luz… en algun lugar [Desafío]

Entre los azules, exentos hoy de Juicio, sigue el ambiente viciado de una convivencia que parece irremediablemente rota, muy a pesar de los propósitos de todos de hacer mejor las cosas, labor harto difícil en el equipo que soporta el desgaste. Y entre los naranjas, las cuentas del famoso “plan kamikaze” parecen descuadrarse, y ello genera malestar respecto de Emerson, por mas perorata que echa Silvio. Ya con los verdes, aunque la idea es eliminar a un hombre, aun ignoran a quienes tendrán en el frente.

Y entre los naranjas, el riesgo de Jonathan sigue vigente, John Jairo habla sobre la fortaleza de la región vallecaucana y Emerson habla de que no vino a ser un “bufón”.

Tras otra tanda eterna de comerciales, y la eterna pasarela del “patíbulo” naranja, Mallarino les habla sobre la actual situación de los juzgados, sobre la inexistencia de máscaras, la existencia de “listas de eliminación”, las intenciones de los Jueces, la perorata de Silvio…mas de lo mismo. Llegan unos verdes sorprendidos de lo que ven en el Juicio, y empieza la comunicación no-verbal entre Akemi y los naranjas. Ahora se habla de “terminar los sueños”, la perorata eterna de si Leonardo es o no “débil”- paisa tenía que ser Mallarino-., y si hay o no “papaya”, y la réplica de Silvio es sobre “retribuir el favor”, respetando la decisión….hastaque, tras la lora de siempre, empieza una votación taaaaaaaaaan predecible: John Jairo: 5; Emerson: 1. A la hora de elegir el segundo sentenciado, Silvio da su otra charla jartísima para terminar optando por Emerson pero el equipo verde, en medio de la sempiterna polémica con Daniel, coloca a Jonathan en riesgo de abandonar el juego, asi que a ver si el plan “kamikaze” funciona, en medio de un discurso en patuá, y de una despedida mas larga que un día en Playa Baja.

La última prueba, “una final anticipada” para Mallarino, consiste en una pesa con alambre de puas- los productores de estas vainas deben adorar a Caracol-, donde cada vez tendrán mas y mas peso, ah, y sin camisa, hasta que, sin mucho trámite, el duelo regional lo gana el isleño, pues John Jairo cede mas pronto de lo presupuestado, dejando así al equipo costeño con cinco de sus integrantes originales. Por fin se salió de otro de los “recogidos”.