Se enredó la suerte naranja [Desafío]

El preámbulo de Victor Mallarino nos habla sobre los ánimos de los verdes y sobre la nueva version del duelo costeño/sobreviviente. En Playa baja, las paisas andan con pereza, ya que no hay mucho qué hacer, aunque se procura acomodar el cambuche, pero el resultado es aun mas asqueroso de lo presupuestado. En Playa Media, Oscar reflexiona sobre su destino en el juego, y poco a pocos sus coequiperos ven en esta la oportunidad de desquitarse de tres derrotas contras los costeños, mientras en los naranjas, me sigue molestando esa “oferta” de Jonathan. A ver si los sueños del Nativo funcionan…o no..

Tras el previsible conversatorio previo a la prueba, presentada por Toya, nueva prueba de “Cuerda eterna”, similar a una que tambien enfrentó a azules y naranjas el año pasado. En el arranque, Jonathan y Oscar se disputan la ventaja de sus equipos, y empieza el isleño tomando ventaja inicial, pero su desespero le lleva a enredar la cuerda y quedar a la zaga….y por ello, los azules logran, tras sortear otros obstáculos, hacer arrancar a su segunda jugadora, y aun con un William poco espabilado, los azules llevan ventaja…..ay, es que Playa Alta tambien da modorra…porque , agilidad, perdidísima de la prueba de hoy para los costeños desde el vamos, y ya no les queda mas que la resignación, tras el arranque de Eider, quien marca la revancha de los azules, a pesar de sus palabras tan aburridas tras la victoria.

Lo dicho, empieza la mala racha de los naranjas, que acaban de perder de la manera mas VERGONZOSA esta prueba, que le da un segundo aire a un equipo que ya estaba en fase terminal, y ello lo demuestra el conversatorio de estos post-prueba, que se centra en el debate de un Oscar mas que autoritario recriminando a los otros hombres del equipo, y tras ello se reventó la polémica entre los azules. Ni siquiera en eso hay dicha completa. Entre los naranjas, Jonathan asume su parte de culpa, y las mujeres costeñas procuran consolarle (no sean malpensados) y los efectos que entre los verdes dará ver a los naranjas como juzgados.