Pruebas que hablan por sí solas [Desafío]

Entre los verdes, sorpresa por las nuevas mecánicas de eliminación, que hacen que muchos vean como poco útil el “privilegio” de ganarse la categoría de jueces, y entre los verdes la cosa no es que satisfaga mucho. Con el retorno de Karen tras la prueba “helada” , se cierran las especulaciones entre los azules.

Toya nos introduce a la prueba, y damos paso a las típicas palabras de triunfalismo barato de quienes habitan Playa Alta de cara a un desafío territorial, las mismas quejas y deseos de los que habitan Playa Baja y su significado y demás bla bla bla…Aquí es donde uno agradecería un trabajo de edición estilo Survivor. Porque no hay nada mas cercano a un acto de fe que ver la leeeeeeeeeenta llegada de los tres equipos a la prueba, los debates previos a la prueba, Mallarino mediante, que son un calco de lo mismo de siempre, solo que en voces distintas (No cambian nuestras existencias las respuestas de William, Akemi o Emerson).

Bueno señores, queríamos pruebas de agua y aquí la tenemos: nos espera la típica y trilladísima carrera de relevos en el agua, que nunca ha sido especialmente benévola con los costeños, y este año, no iba a ser la excepción: Tras la lentitud de prácticamente todo el equipo naranja, se sumaron las ganas de los azules de salir de semanas de mal comer y mal dormir entre los planchones y Playa Baja, y como la competencia no era mucha, los Sobrevivientes logran ganar esta prueba y obtener una Playa Alta que, sin duda, perjudicó con su modorra a unos naranjas , que caen de nuevo a Playa baja, porque a lo largo de la prueba no hicieron nada para ganarla. Y los paisas conservan una Playa media que no les perjudica ni les beneficia. Intercambio de los extremos e igualdad en el medio. Los azules brindan su triunfo a favor de su compañera ausente.