Confesión: veo A corazón abierto

Sinópsis de A corazón abierto: un montón de medicos jóvenes quienes no desperdician oportunidad para consumar el acto sexual. ¿Un importante cirujano que busca unos guantes se encontró en el closet de suministros con una joven enfermera que busca gaza? ¡Venga para aca mamita! (con música de fondo al mejor estilo de una película para adultos de Cinemax un viernes en la noche). A corazón abierto es Melrose Place pero en un hospital… colombiano.

Admito que veo religiosamente A corazón abierto. Resulta que es difícil no verlo. Por ejemplo, la “Dra. Henao”: Sandra Hernández no se va a ganar un Emmy por su actuación en el Grey’s Anatomy colombiano, pero se merece su sueldo cada vez que se quita la ropa. Quizás se gane un premio TV y Novelas… esto es RCN después de todo.

Carolina Gómez sale espectacular, incluso he llegado a pensar que se operó los gluteos. Y otra cosa… ¿a quién no le gusta el sexo sin fundamento? Rolando Tarajano se encontró con Natalia Durán en el cuarto de descanso… ¡venga para aca mamita!

Rafael Novoa tampoco es Jack Nicholson, de hecho me recuerda a Joey (Matt LeBlanc) en Friends cuando interpretaba al caricaturesco Dr. Drake Ramoray de General HospitalDays of our lives, pero logra convecer con su papel.

No lo comparemos con Grey’s Anatomy, solo disfrutemos el sexo sin razón aparente de A corazón abierto en la televisión abierta. Para ver A corazón abierto no es necesario concentrarse mucho, simplemente ver y disfrutar. De hecho puede ponerle “Mute” a su televisor.

En general las actuaciones en la serie no son sobresalientes, pero A corazón abierto es bastante mas digerible que las telenovelas colombianas comunes y gana en escenografía y esfuerzo. Lástima grande que las únicas caras nuevas son las de los extras.