Ahi está PINtada Sara Corrales (lo que realmente sucedió)

Después de revelar (¿por error, o fue a propósito?) el pin de su Blackberry via Twitter, Sara Corrales decidió que era mejor decir que no era ella realmente; supestamente esa cuenta era de un impostor quién mantenía contacto permanente y cordial con sus casi 4000 seguidores sin pedir nada a cambio ni hacerla quedar mal. Un impostor con las mejores intenciones por lo visto. La realidad es que Corrales twiteó (si, acostúmbrense a usar la palabra) el famoso código alfanumérico y para remendar el error quiso hacernos creer que no se trataba de ella.

Después del desafortunado mensaje revelador aparecieron una serie de tweets diciendo cosas como (palabras más, palabras menos) “Uy se me fue el pin“, “por favor no reenvien my pin” y “por favor no me soliciten mas que no los voy a aceptar para chat“. En otro mensaje afirmó que lo que quería era enviar un mensaje privado (DM) y no uno general. Finalmente Corrales escribió: “Si solo fueran mis fans que tomaran mi pin juro que no me molestaría, pero es gente sin oficio… a ustedes los amo”. Unos minutos después todos los tweets arriba mencionados fueron borrados y aparecieron en la misma cuenta unos que decían “Si les digo que no soy sara corrales, me creen?”  (16:46) y luego otro “cual pin???? de que hablan” (16:57).

Estos últimos tweets coincidieron con otros 6 desde la cuenta Twitter de TV y Novelas (17:17, 17:20, 17:31, 17:44, 17:54 y 18:58) afirmando que Corrales jamás había usado dicho sistema e incluyendo un link que apunta a la ‘noticia’ de que la verdadera Sara Corrales abrió cuenta en Twitter hoy y su gran preocupación “por la seguridad de mis fans” ante esta suplantación en Twitter.

Evidentemente Sara Corrales cometió un error y creyó que apoyándose en TV y Novelas lograría detener las molestas solicitudes de chat via BB pués vió invadida su privacidad y se sintió vulnerable. TV y Novelas se prestó para el juego (no sabemos si de manera ingenua) pero ya era demasiado tarde. Los tweets de Corrales aceptando su error y pidiendo discreción fueron recibidos por sus seguidores directos y retwiteados a miles de usuarios más.

Lección para Sara: hubiese sido más fácil simplemente ir a la oficina del operador celular y cambiar de pin. A propósito Sarita, ¿cómo hizo tu “impostor” para conseguir la foto tuya comiendo empanada?

Sara Corrales aparce en la Revista Shock de mayo.