Las putas, los sicarios y los narcos son parte de nuestra realidad, superémoslo

Cada vez que en Colombia los canales de televisión estrenan una telenovela o serie que trata un tema relacionado al narcotráfico o la prostitución salen diversas voces a quejarse; dicen que ¿por que?.. ¡¿por qué?! Con lágrimas de sangre se preguntan ¿cómo se atreven RCN y Caracol a contar una historia que deja mal parada a nuestra pobre ciudad? 

Por alla en los 90s hubo una serie que si mal no recuerdo se llamaba Fronteras del regreso en la cual Marcella Gallego interpretaba a una prostituta apodada “pereirana”. La productora, Cinevisión tal vez, ante el hacia el revuelo causado se vio forzada a cambiar los libretos y asegurarse de que los demás personajes no llamaran a la prostituta por su apodo de “pereirana”. Cosa ridícula, en todas partes hay putas y el famoso apodito en nada afecta.

Cuando estrenaron Sin tetas no hay paraiso, igualmente las autoridades civiles, políticas, y eclesiásticas de Pereira en cuestión de horas estaban en los medios diciendo que eso era un irrespeto contra la mujer risaraldense. También se han quejado muchas personas en diferentes medios, este incluido, por la nueva Rosario Tijeras y lo que, según ellos, afecta a Medellín (no recuerdo que en Cali o Valle se hayan quejado por El cartel).

Mi pregunta es ¿por qué nos preocupa tanto nuestra imagen? La imagen de las ciudades de Colombia y del pais entero es la consecuencia de años de violencia, terrorismo y narcotráfico. Las historias que cuentan estas producciones colombianas son en un alto porcentaje basadas en historias reales sobre problemas de vieja data. La mala fama de Colombia no es culpa de Rosario Tijeras, ni se ve afectada por ella. La mala fama de Colombia es el resultado de nuestros problemas no de nuestros programas de televisión. Si algo, nuestras producciones, de cualquier tema, buenas o malas, mejoran la imagen del pais.

¿Realmente nos quita o nos pone que se cuente algo que realmente pasa? ¿Afecta a Colombia el que se digan cosas que son ciertas? Creo que no. ¿Alguien pone en duda que Colombia es una potencia en narcotráfico, prostitución y sicariato? El trabajo de las productoras de televisión es precisamente el encontrar historias para contar; historias que la gente quiera ver y Colombia con todos sus problemas es tierra fertil para encontrar historias basadas en una de muchas realidades nacionales.

¿Cómo afecta a una ciudad el que una novela muestra que hay crimen y/o prostitución? Quizás afecta la autoestima de los ciudadanos de las ciudades ‘afectadas’, pero no debería. Pero Rosario o Sin tetas no tienen ningún otro efecto práctico sobre la economía ni la percepción de una ciudad. Ahi es donde queda en evidencia nuestro complejo de inferioridad; pensamos que un programa de televisión nos puede definir y nos quita el sueño lo que puedan pensar los extranjeros.

Dejemos nuestra obsesión por lo que piensan afuera de nuestra ciudad o nuestro pais. El dia que crezca nuestra economía y haya mas oportunidades bajará la prostitución. El dia que legalicemos las drogas se acabará el narcotráfico y, con él, el sicariato. Esa es la única forma de cambiar la imagen de Colombia que tanto nos trasnocha.

Por último, quienes se quejan del mal ejemplo que dan a los niños El cartel, Sin tetas y Rosario olvidan que la responsabilidad de educar es de los padres y no de la televisión. Si como padres les molestan estas series, deben tomar las medidas necesarias para que sus hijos no las vean.