Desafío día 85: ganó Didier… nada nuevo bajo el sol

Didier Desafio 2009 regiones

Bueno, Episodio Final del Desafío, y esta vez no quisiera hablar de comerciales de Nosotras, ni de cucarachas fariseas, ni de trampas en una prueba específica, o de qué región fue mejor que la otra, por una sencilla razón: Los finalistas son dos emigrantes, es decir, que no pertenecían a una región específica. En “La lucha de las regiones, La revancha”, ¿quien sacó revancha de quien? ¿Los costeños de los cachacos?. ¿Los cachacos de los vallunos? ¿los santandereanos de los paisas?. Durante estos 85 capítulos, la máxima maquiavélica fue la regla de oro: el fin justifica los medios. Es lo normal.

Hoy se “graduan” del Desafío 36 ( ¿o será mejor decir 21?) colombianos mas como ex participantes de un reality show. Unos mas que otros, vivieron esta lucha de las regiones, que rizó mas el rizo del evidente regionalismo que nos hace seguir juntos a pesar de todo lo que como regiones no nos soportamos, cual matrimonio a la fuerza.

En la votación del  “elegido por los compañeros” + el fan No. 1 del Desafío, el ganador del premio de $50.000.000  fue Fabián con cinco votos, tal vez como premio de consolación a haber quedado en tercer lugar. Ojalá le sirva para  darse una buena visita por el barbero.. Y a los finalistas, se les dio una moto AKT.

Y Taliana Vargas….que siga publicitando a Avon – que hizo un buen homenaje a las mujeres del Desafío-, porque si Lina Marulanda fue fría y gris en el Desafío del 2007, el saldo de Taliana quedó en peores números – malos vestuarios incluidos. Superar lo hecho por Margarita Rosa es muy difícil, y creo que ella sola hacía suficiente presencia en pantalla. Veo difícil que vuelva a este programa, habida cuenta de los proyectos que tiene actualmente, pero la experiencia no se improvisa.

Ganó Didier, todo dentro de lo presupuestado. El público pasó factura a Ludwig de sus maniobras non sanctas en el juego. Y con su victoria, viene hacer un juicio revisionista a los que ha representado este programa:  Aunque  Caracol fue el primero en estrenar  el género de reality shows en nuestro pais, y por sus pantallas han desfilado un mayor número de estos formatos ( Expedición Robinson, Popstars, Gran Hermano, El Triangulo, El Aprendiz, El premio gordo, El mejor partido, La Granja Tolima, Préstame tu pareja, Nómadas, La bella y el nerdo, Tengo una ilusión y demás de mediocre recordación)  que los de RCN ( que solo ha tenido Protagonistas de Novela, La Isla de los famosos, Bailando por un Sueño, Factor X y Se Busca intérprete), los números de rating han sabido acompañar a Caracol en casi todas las versiones de El Desafío, lo cual le ha permitido mayor continuidad a este formato frente a los arriba citados. Pero todo ciclo culmina por desgaste, y mas desgaste no puede tener El Desafío: agotó todos los tópicos posibles, nos brindó jugadores odiados en cada temporada, cual Omarosa, miles de conjeturas se tejieron en torno a él – quienes llegaban a la final, las estrategias, etc.-, pruebas en las cuales opinamos, en mayor o menor medida, que había “mano metida”, pero ….de que es rentable, es rentable. Nada podemos hacer: el morbo vende, y si le agregas  las enconadas y soterradas rivalidades regionales, aun mas.

Moralejas sobre el Desafío en su sexta version, habrán muchas, pero yo me atrevería a darle  o una cristiana sepultura el día de hoy, o concederle una buena temporada sabática: Demasiado Desafío acaba con el Desafío. Aun hay muchos formatos de la telerrealidad que Caracol puede retomar o inclusive, saber adaptar mejor.

Con este final culmina el cubrimiento que he hecho, día a día, de este programa, pero no mi participación en LaF. Antes que nada, agradezco al Fiscal la oportunidad brindada. No fue fácil esa misión que me encomendase a finales de agosto de este año, y aun contando  las múltiples dificultades técnicas y de distinta estirpe, aquí se cubrieron todos y cada uno de los ochenta y cinco episodios de esta temporada. A pesar de muchas opiniones altisonantes, de criticas  con y sin fundamento tanto al formato como al suscrito, aquí he cumplido esta labor. La vida seguirá después del Desafío, tanto para nosotros en el foro como para quienes participaron de él.  Pero, tal como lo anticipé en el episodio anterior, asi fueron las cosas y así se las hemos contado.