Desafío día 79: el triste final de la región costeña

JONATAN MULFORD

Taliana Vargas es la encargada de introducir la prueba, con lo predecible. Mientras Jonathan sabe a que se atiene y no le teme al reto, la cucaracha farisea se siente “utilizada”…¿Quién fue la estúpida que tanto decía que no era títere de ninguno?. Y que Fabián no hable de agrandados, porque esas victorias “de chiripazo” no le dan derecho a cuestionar nada. Como ya es de todos sabido, los sentenciados serán Mariluz y Jonathan, así que toda la palabrería barata que mallarino le pide a Ludwig y su “selección natural del juego” me parece de sobra…y si, a él si que le han dado mucho la mano (como en el Desafío donde le ayudaron a sortear una etapa en tierra)…y bueno, del “coche” de Fabián, ya mejor ni profundizar. En este juego de conveniencias, las alianzas se acabarán, digan lo que digan. Ludwig sentencia al costeño, mientras el cachaco hace lo propio con la santandereana, bueno, eso es puramente anecdótico, ya estaba mas claro que el agua, así que para qué esa cantaleta de quien se siente decepcionada, de quien quería jugar contra quien….vayan al grano con la prueba, cállenle la cantaleta a la arpía esa…y es que el hombre caimán no tiene que comerse una sirenita, sino UN BAGRE completo. La prueba es reciclada del 2009, asi que veremos qué resulta de aquí…Nosotras® no podía faltar.

Empieza la prueba con el ensamblaje de la carreta, etapa en la que la farisea iba adelantada…claro, porque a Jonathan casi ni lo enfocaban, y estaba bastante enredado con las ruedas. En la primera fase, la santandereana iba desatornillando, mientras el costeño seguía quedado con la carretilla sin armar. Parecía como si las fichas se le hubiesen puesto adrede. Difícil desventaja tendría que sortear, aunque la estatura y poca fortaleza de la santandereana tambien le pasaban factura. Cuando finalmente pudo armar la carreta, Jonathan hizo lo posible por desamarrar los tubos amarillos, apoyado en su mayor estatura, pero no iba a ser fácil remontar cuatro estaciones de distancia, y con ello se le puso la lápida en la tumba del equipo costeño en el Desafío.

Nada qué hacer, solo escuchar la perorata de loca posesa de la cucaracha rastrera, que aplaza un día mas su final, para desdicha de mis coterráneos. Lo advertí desde un principio: tener a esa arpía en el equipo fue el cáncer que acabó uno a uno a la región costeña. De haber elegido al paisa, otro gallo nos habría cantado. Nos habríamos ahorrado tanta conflictividad innecesaria que solo traía esa desagradable vieja. Qué poética despedida le deja Victor Mallarino a Jonathan, que perdió la prueba que NO debía perder, a manos de quien NO debía ganar, por mas discursos hipócritas que la muy cretina diga. A ver, Mariluz, tu NO representarás a la Costa ni que vuelvas a nacer, así que tus palabritas bien puedes írtelas metiendo por ya sabes donde, porque con hermanas como tu…hasta Caín resulta buena persona.

Como cuando eliminan a Colombia de los torneos deportivos, en principio, para mi, ya no tiene la misma gracia seguírselo viendo, pero, aquí seguiré, firme, a pesar de la adversidad regional, porque el show debe continuar