Desafío dia 70: una victoria como tiene que ser

Taliana Vargas, con visibles pecas por el sol y vestida (¿?) de azul, nos habla sobre este reto que hoy veremos. Y comiendo coco, Didier ya plantea su estrategia, y Jonathan no ahorra en epítetos respecto a esa posible estrategia. Y Ludwig va por la misma tónica, vamos a ver cuanto les dura. Mientras tanto, Jonathan se mofa del acento de Chucho.
En el debate previo a la prueba, especulación es la palabra clave. Por elección de Didier, Andy es el primer sentenciado y Ludwig, a su turno, elige a Jonathan, los cuales se transarán en un duelo en pos de la supervivencia en este juego. Nada qué hacer, los emigrantes, aun con medios non-sanctos, han liderado este juego, y han dado este veredicto.

Nueva pista de etapas y de armar piezas para avanzar. Al principio, iban muy parejos, aunque el costeño se le veía algo mas fluido con la prueba, conforme fue avanzando la misma. Lógicamente, ambos, compañeros de desdicha, aquí eran rivales, pero rivales como tiene que ser, sin juego sucio. La caída de algunas piezas de Andy lo retrasaban un poco mas de lo pensado, al tiempo que se minaba la fuerza de Jonathan. La tarde se avecinaba en las playas panameñas, y una caída muy pesada de Andrés ya evidenciaba lo desgastante de esta prueba, que ya quisiéramos haber visto en ella a ciertas malas yerbas del pantano. Sin duda, el costeño logró ajustar las piezas finales para dar su solitario camino a una salvación sufrida pero meritoria. Así es que se debe ganar un Desafío, con berraquera, con verdaderos HUEVOS, no con “amiguismos”, con “ay, mira, yo te ayudo a pasar”. Andrés, con lágrimas, se despide del Desafío, y a la vez, sigue viva la región COSTEÑA, a pesar del JUEGO SUCIO, y es que hasta a mi me salieron las lágrimas ante el mensaje de Jonathan- aunque sonaba medio…bueno, you know…-. Vamos a ver las caras de los restantes seis jugadores tras este triunfo, merecido, como tiene que ser.