Desafío dia 47: se destiñó la bandera azul

La noche llega a Playa Media y en los naranjas  hay un mal sabor de boca por la derrota, y preocupación por la salud de Marie Cristine, y la dieta es…coco, coco y más coco. En Playa Baja hay suspicacias por el papel de los costeños en la prueba, que les lleva a especular. De nuevo con la dieta de Playa media, hay preocupaciones, y la de Sabanalarga  es consciente de ello. Pero el destino es así, tal como lo dice Victor Mallarino. Esta es una prueba donde hay que sacar fuerzas de donde no las hay. Siguen los problemas de salud de Marie, y a la santandereana es la que mas le hace falta, aunque no a su paisana Anais. En Playa Alta, los azules ya la tienen clara, y se alistan para este round decisivo. Mucho se especula sobre el affaire costeño y sobre la suerte del equipo si llega a perder. Pero los costeños ya saben que se tienen que  la ausencia de Marie no es óbice para perder el honor de vencer a un enconado rival histórico, y es que el marcador en estos duelos naranja-azul va 1-1. Y el debate previo ronda por la suerte de Marie y por las consecuencias de una derrota para los equipos.

Nuevamente la pista de obstáculos con el equipo anclado a un cepo, con el plus del famoso cubo armado, donde suele venir el veneno de la prueba, que ya hemos visto no solo en este programa, sino también en “La Isla de los famosos”. Hoy, Apronax ® es el encargado de interrumpir el arranque de la prueba.Y los azules se pegan la acelerada, en medio de la discutidera con Patricia y fracasan en la fase de equilibrio, que por lo visto no es su fuerte, permitiendo el avance naranja, en la fase mas complicada, que  es la de la armada, que los azules confiaron en Fabian. Esa ventaja les permitió terminar primero y empezar el retorno, que, como se sabía, iba a ser el gran dolor de cabeza, dadas las minadas  fuerzas costeñas. Los azules se atascaron en  el venenoso cubo, y como una venganza del destino, los azules se exponen ese año a desaparecer del juego. Abrazos y lágrimas  sellan el final de uno de los equipos que dio guerra, pero no la suficiente. Y Anais ni les dio la mano… no hay que ser tan hipócrita.

Estoy muy contento por el avance de mis coterráneos, que le permiten a la ausente Marie avanzar un ciclo mas, haciendo votos por su recuperación , y angustia para los azules, pues, con un solo brazalete de salvación en juego, las opciones se reducen…y el dolor de bajar la bandera azul por primera vez desde el 2007.