Desafio dia 35: réquiem por los verdes

Hoy, retorno con la satisfacción del deber cumplido de los naranjas, y [email protected] con la satisfacción de ver a John Jairo Larios sin camisa de nuevo (veo que Caracol nos presta atención), y el diálogo del poderío de las mujeres costeñas y el papel de Jonathan y Larios. Una Taliana Vargas con un adefesio en el cuello nos presenta el objetivo de la nueva prueba de hoy, reciclada del año pasado (recuerdo que perdieron los costeños del 2008), y sobre el papel, creo que la ventaja de los cachacos puede amortiguarse por su estadía en Playa Baja…y ellos son conscientes del desastre que les representa vivir en esas condiciones, pero hay que encarar las cosas: hoy, uno de los equipos sabe que quedará en tremenda desventaja frente a los demás. Victor Mallarino les da una introducción algo prosaica y hasta innecesaria, y empieza su debate con Maria Claudia y sus opiniones  que en nada envidian las de Natica…y las de Fabián, muy parecida a la de ciertas malas yerbas del pantano.

No han notado lo bien que se ven las nuevas cortinillas del Canal Caracol…ojalá cambiaran un poco las del Desafío, que las llevamos vistas desde el 2004. En una dura prueba, se está evidenciando mucho que Playa Baja está minando las escasas fuerzas azules que dependieron de Arlex y de Miguel Ángel Urrea para resistir mas tiempo, ante  el afloje que hicieron de Fabián, Patricia y Andrés… se nota que el churro paisa tiene mucha resistencia, pero no mas que la de Arlex, último eslabón azul en juego, que poco pudo hacer frente a la fuerza unida de los verdes. En el turno  de los verdes, en una incómoda posición que casi creo que degolla a Maria Claudia Rubio, Chucho Henao fue la primera ficha verde en ceder, y por ahí derecho, salió la emigrante monteriana, enfocando el esfuerzo cachaco en sacar a Sandra, quien cedió muy fácil, Ludwig, que hizo lo que pudo,  y luego  quedando todo en manos de Didier, quien se veía rojo  tratando de evitar la arremetida cachaca, pero no dio mucho..

Se confirma que ser el primero en jalar es contraproducente, perdiendo los emigrantes de lejos y reduciendo sus escasas opciones. Miradas de rabia, impotencia y miedo  perturban a los emigrantes, que irremediablemente verán el juicio desde el otro lado, con los que, oh ironías de la vida!, fueron los juzgados de la semana pasada.

Las tipicas opiniones triunfalistas de los azules, remembrando el desgaste físico, mientras en los emigrantes ahora se preguntan  “¿seré yo, maestro?”…”¿por quien votaré?”…