POR LA LIBERTAD: ESTE JUEVES LLEVE SU DOSIS DE PERSONALIDAD

Dosis de personalidadNo podemos entender como Álvaro Uribe quiere ir en contravía de la historia, del desarrollo, de la libertad, de la RAZÓN. Creemos que las cifras sobre la fracasada guerra contra las drogas mundialmente demuestran que dicha iniciativa es un desperdicio colosal de los recursos de paises ricos y pobres. Erradicación manual, aspersiones aereas, persecución de capos, encarcelamiento de miles de personas por hacer parte de alguna parte de la cadena del narcotráfico, asesinatos de políticos, miles de millones de dólares para los carteles de la droga y para los secuestradores. Todo esto… ¿para qué? La guerra contra las drogas no tiene resultados positivos para mostrar. Nada, ni siquiera uno.  Pero Álvaro Uribe la quiere expandir a su cuerpo (el suyo no el de él).

Como si lo anterior no fuera suficiente, la historia ya nos ha contado cual es el resultado de las políticas prohibicionistas. Las bebidas alcohólicas fueron prohibidas a principios del siglo pasado en los Estados Unidos. ¿Cuál fue el resultado de dicha prohibición? Ahí están los libros de historia; surgieron mafias, violencia, corrupción, un mercado negro del producto. ¿Les suena conocido queridos conciudadanos colombianos? En Estados Unidos se dieron cuenta del gran error y en 1933 volvió a ser legal el comercio de bebidas alcohólicas, permitiendo la regulación del negocio por parte del Estado y la generación de billones de dólares en ingresos para el fisco por concepto de nuevos gravámenes al alcohol. Las bebidas alcohólicas pasaron de ser un problema criminal a un problema de salud. ¿Alguien puede concebir hoy por hoy un mundo sin bebidas alcoólicas? No tendría sentido, ¿cierto?

Si bien por ahora no es viable hablar sobre la legalización de las drogas, los colombianos debemos levantarnos en masa en contra de la iniciativa del gobierno de prohibir que los colombianos portemos una dosis personal de las sustancias prohibidas. El gobierno tiene razón en que no tiene lógica que sea ilegal fabricar, comercializar, transportar, cultivar, etc. ciertas sustancias pero que sí sea legal que los colombianos portemos una dosis personal. Entonces la solución, para el Gobierno, es convertir una política parcialmente absurda en una política totalmente absurda en vez de repensar toda la estrategia contra las drogas y avanzar hacia donde van los paises avanzados (valga la redundancia).

De hecho Barack Obama ya ha dado señales en ese sentido nombrando un zar antidrogas con un pensamiento mas moderno. ¿Por qué Colombia no puede hacer lo mismo? ¿Si el pais mas godo del mundo ha dado señales de progreso, por qué Colombia debe regresar en el tiempo?

Sin lugar a dudas las drogas, como el alcohol, son un problema, pero de salud pública. No tiene sentido que se malgasten los recursos de las instituciones colombianas (hombres, tiempo, espacio en las cárceles) persiguiendo a alguien que, con mucha o poca frecuencia, leva en el bolsillo una sustancia para consumo propio. La fuerza pública, llámese Policía Nacional o Ejército de Colombia debe velar por la seguridad de los colombianos, no encarcelar a alguien porque se fumó un cacho.

Pero este llamado no tiene que ver con si consumo o no consumo de drogas. No tiene nada que ver si usted estima que las drogas son malas, creo que todos estamos de acuerdo en lo son. La pregunta que cada colombiano debe hacerse es ¿Queremos vivir en un pais en el cual el gobierno decide lo que el individuo puede hacer con su cuerpo?

Las opiniones de quienes piden la legalización de las drogas están basadas en los resultados vergonzosos de una guerra cuyo fin, basado en las políticas actuales, nunca llegará. En cambio las opiniones de quienes piden la criminalización están basadas en la frase “las drogas son un veneno y hay que acabarlas”. Yo les digo, las bebidas alcohólicas también son malas, de hecho mas que algunas drogas prohibidas. ¿También hay que perseguir al que se toma una cerveza o un whisky en su casa?

El Gobierno se equivoca, o miente, en sus comerciales institucionales de televisión insinuando que las drogas son la fuente de financiación del terrorismo. Puede que si, pero solamente es cierto porque las drogas son ilegales. Si las drogas fueran legales no habría carteles de drogas ni financiación para los terroristas.

Para finalizar, este NO es un tema político. No tiene relación alguna con su filiación política o con su admiración u odio por el Presidente. De hecho el mismo Alto Consejero de Paz Luis Carlos Restrepo, soldado del uribismo, está en desacuerdo con su jefe en la penalización de la dosis personal.

La penalización de la dosis personal es un paso en la dirección equivocada dentro de la guerra contra las drogas. Manifestémosnos el jueves en contra de este despropósito histórico. Yo no quiero ser ciudadano de un pais que no me deja desarrollar libremente la personalidad en la privacidad de mi hogar y sin afectar a nadie. No quiero ser ciudadano de un pais que decide por mi. Me perdonarán los lectores el cambio de tema. Simplemente valoro la libertad y creo firmemente que debemos defenderla. ¿Usted?

Únase al grupo de Facebook de la marcha, yo ya lo hice. La cita es el jueves 26 de marzo en la Plaza de Bolívar de Bogotá. También en Medellín y Manizales.