La justicia cojea…

Esto es un editorial. No suelo opinar sobre temas judiciales, pero teniendo en cuenta que ya lo hice cuando empezaron a involucrar a Alberto Santofimio Botero en el asesinato de Luis Carlos Galán, lo hago hoy una vez mas que se ha decidido la libertad del controvertido político tolimense. En ese entonces me quejé porque a Santofimio lo condenaron por presuntamente haber dicho “mátalo Pablo” refiriéndose a Luis Carlos Galán. Esas palabras lo conviertieron, según se dijo en los medios en ese momento, en una figura legal que yo personalmente jamás había oido nombrar en ningón contexto: “el determinador de un asesinato”.

Aclaro que no sé nada de este señor; no lo conozco ni mucho menos tengo una relación comercial, familiar o de amistad con él o su familia. Simplemente consideré aberrante la acusación que se le venía haciendo porque parecía ser simplemente un regalo, una reparación para la familia Galán Pachón. No me consta pero Santofimio puede ser corrupto, puede ser amigo de mafiosos, puede ser lo que quiera decir la familia Galán. Pero decir “mátalo Pablo”, si es que es cierto que él dijo esas palabras a Pablo Escobar (que lo dudo), no lo convierte en asesino.

El asesinato de Luis Carlos Galán es una tragedia para Colombia y sobre todo para su familia, ¿pero hasta cuando debemos los colombianos seguir repararando el daño causado a los Galán Pachón? Para los Galán ha habido cargos oficiales en el exterior, viceministerios solo por el apellido. ¿Ahora resulta que debemos servirles en bandeja la cabeza de un político para que queden contentos? Los asesinados en Colombia por motivos políticos han sido numerosos y considero que sus respectivas familias sufren por igual a sus muertos. ¿O es que los Galán sufren mas? Nadie niega la magnitud del asesinato de Luis Carlos Galán, pero no busquemos los culpables donde no tienen por qué estar. Apoyo a los Galán en la búsqueda de los reales culpables, pero la acusación a Santofimio es un premio de consolación.

Ni Santofimio tenía a su cargo un ejército de sicarios ni Pablo Escobar recibía órdenes de Santofimio. Así, ¿cómo puede ser el político el autor intelectual (“determinador”) del magnicidio perpetrado por hombres de Escobar? ¿Desde cuando existe en Colombia la figura del ‘determinador’ de un delito? Finalmente, para 1989 Santofimio ya sabía que nunca sería Presidente de Colombia, asi que los supuestos motivos políticos no existían pues él ya estaba totalmente quemado como lider para ese momento. Lo otro que dicen es que Galán, dias antes de morir, dijo que si lo mataban, deberiamos mirar hacia el Tolima. Creo que sobra decir que eso ni siquiera califica como evidencia.

Es una verguenza que la justicia colombiana utilice sus recursos para darle curso a este proceso, el cual desde un principio se sabía estaba basado, en el mejor de los casos, en pruebas anecdóticas, en el “yo lo oí decir” de un sicario casi 20 años después de los hechos. En fin, aunque creo que no Santofimio no fue autor intelectual no lo puedo decir con certeza, lo que si sé es que en ese expediente no había como demostrar su culpabilidad. Si el acusado no fuera Santofimio, este proceso hubiera terminado hace años con el mismo resultado que está terminando hoy. Justicia pantallera la de este pais.