Fracasos en la televisión colombiana

Los ratings, jueces de última instancia en todo lo relacionado a medios de comunicación, han determinado que algunas de las nuevas producciones que se están viendo actualmente en la televisión de Colombia están destinadas a desaparecer antes de lo previsto. Se trata de Se busca intérprete, ¿Hay con quién? y Doce corazones. Veamos caso por caso:

Se busca intérprete (RCN): el formato de Factor X reencauchado y con la misma presentadora; la realidad es que el televidente colombiano está listo para nuevas opciones, presentadas por caras mas frescas. Canal RCN ha optado por retirarlo de su lugar en el horario AAA de la semana y buscarle un hogar mas amigable en donde su enfrentado no le dé sopa y seco. ¿Qué tal una dupleta Duro contra el muro-Se busca intérprete los sábados para competirle a Sábados felices? ¿Todo esto es gracias a El cartel?

¿Hay con quién? (CityTV): No, no hay con quién, ni cómo, ni por dónde. Que vaina tan mala el talk show local de Bogotá. La presentadora Alexandra Montoya puede tener potencial, imita bien, pero los segmentos que incluye el programa son sencillamente muy pendejos, intrascendentes. Un mechudo llamado Roberto (¿Velasquez?) hace payasadas en diferentes lugares de Bogotá en “Roberto en nada experto”. El problema es que el pobre tipo lo único que tiene sobresaliente es una gran melena estilo rasta pues de talento pocón; las notas no son ni divertidas ni chistosas (ejemplo: hace poco visitó al estilista Norberto para trabajar como lavador de pelo… cambio de canal automático… ¡zap!). Realmente no es claro para qué tienen a ese tipo en el programa. Luego sale un señor de apellido Franco que tiene un gran talento para encontrarle un lado cómico a las noticias y para hacer titulares ingeniosos. El problema es que Franco es sonso. Este señor debe estar detrás de cámaras escribiendo material para alguien que lo pueda aprovechar en cámara. Por último, Montoya tiene gran talento para imitar pero su noticiero de mentiras, “Mundo In Mundo” no hace reir. En conclusión, ¿Hay con quién? intenta mucho y no logra nada. A ¿Hay con quien? hay que hacerle muchos cambios o sencillamente acabarlo.

Doce corazones (CityTV): buena la idea de hacer algo a las 7:30 p.m. para las personas que quieren escapar a los noticieros. Sin embargo, Doce corazones se queda corto. El formato está trillado y el supuesto añadido de la astrología (o mejor, asstrología de Jannín) lo único que logra es bajarle aun mas el nivel intelectual al programa. La presentadora marea con sus constantes gritos. Definitivamente no fue un acierto de CityTV el importar este formato que es mas apto para un canal de solo novelas que para CityTV. Finalmente, los concursantes no son exactamente el grupo mas atractivo que se ha visto en televisión. Ese hecho, sumado a las demas fallas hacen que a uno como televidente lo único que le dan ganas de hacer es cambiar el canal. Malo.