Alisten el VHS, hoy se casa el hijo del Presidente

¿Será que por motivos de interés nacional el matrimonio de Isabel Sofia y Tomás Uribe será transmitido por el Canal Institucional? No se, pero a las 7 p.m. Colombia entera estará pendiente de la boda del añosiglo. Se trata del hijo mayor del Presidente de la República de Colombia con la hermosa modelo vallenata Isabel Sofia Cabrales. Ahhhh… el amor joven, dificil no sentir cosquillitas en el corazón. Nada mas hermoso que ver a dos personas unirse por unos años siempre bajo la farsa santidad del matrimonio católico. Ella lucirá un hermoso vestido blanco símbolo de la pureza virginidad, y él la consabida facha de novio con la cual prometerá ante 100 ó 200 lagartos Dios, sus familiares y amigos cercanos que no va a tener relaciones sexuales con ninguna otra por el resto de su vida. Luego bailarán, comerán y se tomarán fotos con un montón de gente que nunca han visto antes pero que tocaba invitar los amables asistentes a la recepción, mesa por mesa. El whisky y la champaña naturalmente que rodarán en abundancia… (uy debió salir carísimo ese trago). 

Dejando de lado el sarcasmo, no hay que criticar. La boda Cabrales-Uribe realmente no es tan pomposa (y si lo fuera ¿qué?). Si bien esta ‘noticia’ a algunos, yo incluido, solamente les genera bostezos, a muchas, muchísimas, personas sí les puede interesar y tienen derecho a enterarse y seguirla de cerca. Se ha criticado que siendo Colombia un pais con tantos problemas como es que los medios de comunicación se fijan en un matrimonio cualquiera. Según ese argumento entonces nadie tiene a derecho a hablar de nada diferente a guerrilla, paramilitarismo, violencia, pobreza, etc. El hecho de que Colombia tenga dificultades no significa que el pais no pueda llevar (o tratar de llevar) su dia a dia normalmente, ni que la atención de la ciudadanía tenga que centrarse obligatoriamente en el orden público o en la economía. Hasta donde se sabe, el evento no es financiado con dineros públicos de manera que mini-Uribe y su ya casi esposa pueden hacer lo que se les venga en gana. Es un matrimonio mas en Cartagena como los muchos que hay cada fin de semana…. dejémoslos que vivan su cuento tranquilos. Lastimosamente la intensidad de los odios políticos en Colombia no permite ni que el Presidente case a su hijo tranquilo (antes de que me lancen las comunes acusaciones de ‘paraco’, aclaro que nunca he votado por Uribe ni me suena lo de la reelección).