¿Para qué sirve la Policía?

¿Qué tal el ministro de Defensa dándose a si mismo golpecitos en la espalda cada vez que hay una captura importante? Montan en compañía con los generales un show de medios para exaltar los supuestos logros de la fuerza pública. El trabajo del ejército y la policía es precisamente ese, proteger a la ciudadanía de los delicuentes, de manera que es extraño que vengan los altos mandos a ganarse los aplausos por algo que debería ser normal, de todos los dias. Van al lugar de los hechos como si ellos estuveran personalmente a cargo de la operación y montan una rueda de prensa farolera.

Lo hicieron hace poco con la dada de baja de un guerrrillero narcotraficante y ahora con la captura de un mafioso del norte del Valle. La realidad es que estas operaciones son posibles gracias a informantes, sapos que llaman a las autoridades con información util a cambio de las jugosas recompensas que el gobierno ofrece. Muy bien que el mecanismo de las recompensas funcione. Tristemente todas las operaciones exitosas en Colombia son consecuencia de una delación, y no de la inteligencia de los organismos del Estado.

Se entiende este comportamiento de parte de Juan Manuel Santos; él está en campaña para la presidencia de Colombia en el 2010 y debe aprovechar cualquier oportunidad para figurar. Santos no es un político de convicciones, por el contrario, adapta sus principios de acuerdo a la situación. Recuerden que Santos para empezar estaba en contra de la reelección de