El Lavadiario: bienvenidos al antichisme

lavadero1.jpg Habiendo pasado ya una semana desde el lanzamiento al aire de El Lavadiario del Canal RCN, estamos en capacidad de emitir el siguiente juicio sobre este programa colombiano:
lo mismo de antes.
O bueno, mejor no lo mismo por la sencilla razón de que la farándula nacional sigue siendo exactamente la misma y generando exactamente la misma cantidad de información por unidad de tiempo. Entonces si un programa pasa de ser emitido una vez por semana a ser emitido cinco, (¿o son seis?) la calidad de los chismes necesariamente va a sufrir. La matemática no miente: no es lo mismo que antes, es peor que antes. Si en el programa de los sábados nos metian un montón de chismes irrelevantes de los artistas colombianos, por ejemplo que a equis presentadora la atracaron en Bogotá o la dejó un vuelo en Cartagena, imagínense ahora cual va a ser el nivel de trascendencia de la información.

Adicionalmente, ahora les dió por recitar chismes de la farándula extranjera, obviamente sobre imágenes de archivo. Un flash informativo para los realizadores: la mayoría de personas que ven su programa no saben quien es Britney, Demi ni mucho menos Gwyneth. El Lavadiario, eso si, tiene una sección rescatable en la que hacen homenaje a personajes clásicos de la televisión colombiana. Por ejemplo hace unos dias el honor fue para Hernando Casanova. Muy sobrio el narrador sobre imágenes de ‘el culebro’ en sus épocas de los Recochan Boys, Don Chinche, etc.
El diccionario de la Real Academia Española define chisme como “noticia verdadera o falsa, o comentario con que generalmente se pretende indisponer a unas personas con otras o se murmura de alguna”. Los mal llamados chismes que presenta este programa no son noticia, no le interesan a nadie, no son cosas que se murmuren, ni mucho menos indisponen a los involucrados. El antichisme, la televisión de bajo costo, el chisme reciclado… todo, ¡en el Lavadiaaaario!